Yo iba para algo en la vida

El blog en español de Raúl Quirós Molina

Mes: Diciembre 2010

Algo gracioso que debería recordar

Un fragmento

Clara
(Duda)Nada, es igual. Mañana vendrá mi hermano. Pero te tengo que avisar: mi hermano es un poco especial, ¿vale?


Débora
Me estás asustando…


Clara
No es un monstruo, así que no exageres, ¿eh? Lo que pasa es que es un poco lento…


Débora
Bueno ¿y qué?


Débora
¿Qué pasa? ¿Que es subnormal o qué? (En tono de broma)


Clara
¡No es subnormal! (Furiosa). Y no se te ocurra decir eso delante de él.


Débora
Lo siento, es que tú también pones las cosas muy difíciles.


Clara
Cuidado con lo que decís, y también avisa a Luis que no quiero que ande tocando los cojones.


Débora
Tranquila, tranquila, que yo se lo diré. No te enfades.


Clara
De acuerdo.

(Sale, enfadada)


Débora
Cómo está el panorama.

(Oscuridad)

Escena II

(Luis en el sofá, viendo la TV)


Débora
(Desde fuera) Hombre, es que es un problema. Le atrapaste in franganti.


Luis
Si se siente culpable es cosa suya.


Débora
¿Y a ti no te ofreció?


Luis
¿Qué?


Débora
(Todavía desde fuera) ¿Que si no te ofreció?


Luis
No te oigo, Débora.


Débora
(Entra, lleva un sándwich y algo de beber) Que si no te ofreció.


Luis
¿Y por qué me iba a ofrecer?


Débora
No sé, como le pillaste en una situación tan rara…


Luis
No te creas, es de lo más normal. A ver si te crees que la gente se pone en apartamentos o sitios así.


Débora
¿Ah, no?


Luis
Qué va, te pones donde puedes, en el baño de un bar, dentro de un portal o entre coches, como el tipo este.


Débora
¿Y tu hermana no sabe nada?


Luis
¿Qué va a saber? Es muy ingenua.


Débora
Entonces, ¿te ofreció o no?


Luis
Bueno, sí. Pero yo no acepté, claro.


Débora
¿Y por qué?


Luis
A mí no me van esas cosas.


Débora
(Irónica) Por favor, Luis.


Luis
Por favor ¿qué?


Débora
Que ya nos conocemos.


Luis
No me he puesto en mi vida.

(Débora se echa a reir)


Luis
¿Qué? ¿De qué te ríes?


Débora
Venga, me vas a decir que el día de las fiestas de aquí no ibas puesto.


Luis
No.


Débora
Pero si tenías unos ojitos…


Luis
Iría bebido.


Débora
Ya, ya.


Luis
Piensa lo que quieras.

(Pausa)


Débora
Por cierto, hoy viene el hermano de Clara. Va a estar un tiempo aquí, así que, por favor, por favor, compórtate.


Luis
¿Y a mí por qué me pides eso?


Débora
Porque ya te he dicho que el chico es subnormal.


Luis
¿Y qué te crees, que no voy a saber comportarme?


Débora
Solo te digo que tengas cuidado.

(Llaman a la puerta)


Débora
Mira, ya está ahí. Anda ve a abrir.


Luis
¿Yo? Si a mí no me conoce.


Débora
¡A mí tampoco!

(Luis se levanta. Abre la puerta y aparece un chico normal, tímido, de la misma edad que Débora y Luis)


Luis
Hola.


Chico
Hola…


Débora
(Muy resuelta) ¿Qué tal, qué tal? Ven, anda, ¿ha sido muy largo el viaje?


Chico
No sé, vengo de casi aquí al lado.


Débora
Jajaja, qué gracioso. Tu hermana está a punto de llegar, no te preocupes.


Chico
¿Mi hermana?


Débora
Sí, pero no te preocupes, ya te hemos preparado la habitación. Dormirás con ella, ¿de acuerdo? Mira, yo soy Débora (le da dos besos) y este es Luis, que es mi novio. Luis, di hola.


Luis
Hola.


Chico
Hola, pero…


Débora
¿Tienes hambre? ¿Quieres comer algo?


Chico
Sí, pero… Es que yo…


Luis
Deja que te dé de comer, si no te va a dar la brasa toda la tarde. (Le mira y se ríe). Siéntate y no seas pasmado.

(Débora sale a preparar la comida)


Chico
Muchas gracias.


Luis
No hay de qué. En seguida te prepara un bocadillo y luego te enseñamos la habitación.


Chico
¿La habitación?


Luis
Sí, hombre, adónde vas a dormir.


Chico
Un momento, ¿cómo que voy a dormir aquí?


Luis
No querrás dormir en la calle, vamos digo yo.


Chico
(Inquieto) ¿Qué es esto una especie de secta o algo así?


Luis
¿Qué dices de secta? No te pongas nervioso.


Chico
(Se levanta) Oye, os agradezco mucho toda la atención, pero tengo algo de prisa.


Luis
(Se levanta y le detiene). No, hombre, espera a que venga tu hermana.


Chico
¡Si yo no tengo hermanas!


Luis
¡Claro que tienes hermanas!

(Trata de marcharse y forcejean. Luis le puede)


Chico
(Desesperado) Hijoputa, ¡déjame salir de esta casa o te mato!


Luis
¡Eh, eh, cuidadito! ¡Menuda lengua!

(Entra Débora con un sandwich en la mano)


Débora
¿Qué son esos gritos?


Chico
(Forcejea con Luis) ¡Déjame salir!


Luis
El subnormal, que se pone nervioso.


Chico
¡No me llames subnormal!


Débora
¡Luis! ¡No te he dicho que no le llames subnormal!


Luis
¡No me has dicho nada!


Chico
¡Estáis locos!


Débora
¿Qué le has hecho para que se ponga así? Cuando venga su hermana…


Chico
¿Qué hermana? ¡Déjame!


Luis
¿Y que quieres que le haga? ¿Le dejo ir?


Chico
¡Sí, déjame ir!


Débora
¡Ni se te ocurra! ¿No te he dicho que es retrasado?


Chico
¡Sí, soy retrasado! ¡No! ¡Socorro! ¡Socorro!

(Luis le tapa la boca y lo inmoviliza en el sofá. Llaman a la puerta. Débora abre apresurada. Es Clara.)

Débora
¡Clara! Menos mal que has llegado… Tú hermano ha llegado y se ha puesto nervioso.

(Pasa Clara y después un chico de aspecto despitado. Es Claudio.)


Claudio
(Muy espontáneamente, se lanza a dar besos a Débora)¡Hola!


Clara
Este es mi hermano.

(Luis observa al escena mientras inmoviliza al Chico y tras comprobar que se han equivocado, deja libre al Chico, que sale corriendo.)


Clara
¿Quién es ese?


Luis
Creímos que era tu hermano.


Claudio
No, tu hermano soy yo, ¿no, Clara?


Débora
Entonces…


Luis
¿Quién era ese?


Claudio
(Como si con él fuera la cosa) No lo sé.

Diario de Londres – Una araña en Londres

El siguiente artículo se ha publicado hoy en Revista de Letras

I

Hay una araña atrapada en una galería de Londres. Una araña de tres metros de alto y algo más de nueve de diámetro, esculpida con detalle hasta el horror, tensa y espigada, como si acabara de despertar de una pesadilla arácnida y su nuevo mundo fueran las cuatro paredes y el techo blancos que la rodean. Parece que estuviera a punto de impulsarse con sus garras a través de los cristales de la galería Hauser & Wirth, y fuera a trepar por la paredes de los edificios y saltar de pared a pared utilizando las redes de luces navideñas que cubren las calles paralelas a Savile Row.

II
Hace un par de días, Julian Assange se entregó a las autoridades en una comisaría en Londres, terminando así con una de las persecuciones menos emocionantes y más previsibles de la prensa actual. El escándalo en passant de los archivos de Afganistán e Iraq convirtió a Assange en un icono pop, lo más próximo a un Ché Guevara moderno, un revolucionario en los tiempos de Twitter. La fulgurante construcción del personaje Assange ha sabido combinar en dosis exactas lo que se le pide a un héroe moderno: una pose madura e inconformista; un toque de romanticismo hacker y el beneplácito de un vago pero endémico sentido de la conspiración y la paranoia, extendido a través una densa red digital de verdades y bulos; red sobre la cual Assange y su organización poseerían la clave para saber qué es realidad y qué es pura invención.
Para enriquecer al personaje, se llega a especular con la posibilidad de que la CIA misma ponga fin a la vida de Assange y diera comienzo al mito, para regocijo secreto del conspiranoico, satisfecho ante el cierre lógico de sus razones paranoicas o, más apropiado, la completitud del grafo, metáfora que el propio Assange utilizaba en su manifiesto sobre la conspiración en 2006 [1].
La similitud de la trama con Matrix y los universos orwellianos resultan un poco defraudantes.

III
Al contrario que la otras arañas de Louise Bourgeois, como aquella que ocupaba la sala de Turbinas de la Tate Modern o la del Guggenheim, la envergadura y la altura de los ojos de la que está atrapada en Hauser & Wirth es mensurable, muy cercana a la altura de los mismos ojos del visitante, de ahí que el terror que infunde sea más próximo, más humano. En esos ojos de obsidiana uno cree ver como su propia imagen rebota en el interior del cuerpo del arácnido, infinitas veces repetido hasta llenar el cuerpo esférico y peludo del insecto y quedar atrapado indefinidamente.

En el vídeo precedente, Louise Bourgeois habla de una de las decisiones más importantes de su vida artística: distanciarse del movimiento de sus “padres” surrealistas. “Because I objected to them, voluntarily” dice, y acto seguido baja la mirada como si de alguna manera sintiera vergüenza por tomar una decisión que, sin embargo, determinará y dará coherencia a su obra. Un gesto, los ojos agachados, que de alguna manera acepta esa sumisión, ese respeto previo a la resistencia a su autoridad artística.

IV
Si la sensatez y la benevolencia de los servicios secretos mundiales a la hora de ponerse de acuerdo en no descerrajarle dos tiros a Assange en sus numerosas apariciones públicas desde que anda perseguido han venido dadas por el escándalo que supondría liquidarlo sin más consideración moral, o a que su perfil político no es el de un Litvinenko desafiando a Putin, ni del disidente Georgi Markov agonizando en el puente de Londres, no lo sabremos hasta dentro de unos meses. Los cargos por los que se detiene a Julian Assange nada tienen que ver con Wikileaks, al menos no oficialmente y hay que tomar con píldoras a aquellos que aseguran que se trata de un complot orquestado por la CIA para desacreditar a Assange: se ponen en tela de juicio la transparencia de los sistemas judiciales de dos países (el Reino Unido y Suecia, ambos entre los veinte primeros países en transparencia política según los datos de Transparencia Internacional) y por tanto la soberanía de ambos estados; así como las carreras y vidas de las dos denunciantes, capaces de convertirse en las personas más odiadas del planeta por algo así como un despecho amoroso, razonamiento algo preocupante, según el cual se exculparía al Héroe de cualquier falta menor (la violación) merced del Bien ya hecho o por venir.

It is said that we live in a free society because we have a
certain number of constitutionally guaranteed rights. But these are
not as important as they seem. The degree of personal freedom that
exists in a society is determined more by the economic and
technological structure of the society than by its laws or its form of
government. [2]

Sin embargo, para ganarse la legitimidad del proyecto ni Assange ni Wikileaks necesitaban de esto, de las cuidadas sesiones fotográficas con los reporteros del Guardian en las calles de Londres mientras la Interpol le pisa los talones, la confusa cháchara acerca de lo que es libertad de prensa y quiénes son sus garantes (inicialmente sólo se proporcionó el acceso a los cables a cinco periódicos, todos de una línea editorial muy similar), ni la excusatio non petita, cuando asegura que Wikileaks necesita una cara, alguien que responda: un tótem o un mártir, según acontezca. No era necesario porque anteriormente a la caída en desgracia del hacker, Wikileaks ya había sido reconocida por Amnistía Internacional con el premio “AI 2009 Media Award”[3] por la publicación de documentos en los que se detallaban ejecuciones extrajudiciales en Kenia. Wikileaks trataba de eso, de dar cabida a las filtraciones que la prensa tradicional no quería o no podía publicar: informes detallados sobre las torturas en África, la censura en Tailandia, la corrupción en Centroamérica. Sin embargo, Wikileaks ha encontrado el diamante que sí pulirá la prensa tradicional, los cables – aburridos, sorprendentes, poco menos que la confirmación de chismorreos -, y que demuestra de qué pasta están hechas las agencias de noticias y los periódicos que ahora alzan la bandera de la libertad de prensa. La ignorada existencia de Wikileaks antes de los archivos de Iraq dan buena prueba de ello: ¿en qué momento un oficial de la policía mexicana se volvió hacia una página en internet para revelar la corrupción dentro de los cuerpos de seguridad? ¿Qué lleva a un funcionario keniata a sentirse más seguro mandando documentos a un desconocido a través de internet que al corresponsal de un periódico nacional o internacional?

Amnistía Internacional, en su página web, cuida de momento su posición en torno a un asunto que ha desatado la primera ciberguerra mundial. Mientras los servidores oficiales de Wikileaks van replicándose al tiempo que van desapareciendo de sus servicios de host tradicionales, un grupo de activistas han lanzado un ataque distribuido contra todos los organismos o empresas que han cortado su apoyo a Wikileaks, al nombre de Operation Payback, memento de los nombres con los que el gobierno norteamericano daba credibilidad a sus incursiones iraquíes: así como los caníbales se comían los órganos de sus enemigos muertos para adquirir sus poderes, Anonymous absorbe miméticamente la terminología militar y la técnica misma, y ataca a los servidores de Visa, Mastercard y otros tantos. Lo siguiente fue el atracón de terabits que recibieron una periodista[4] y un abogado [5] que pusieron en duda el quijotismo de Assange. Se produce otra vez, como dice el propio hacker, la completitud del grafo de las conspiraciones, las paradojas: un grupo que trata de garantizar la libertad de expresión interrumpe las comunicaciones de periodistas y abogados opuestos a su proceder.

V
La exposición de Hauser & Wirth ha capturado la araña de Louise Bourgeois y la utiliza como reclamo, como señuelo para una versión más íntima de la artista francesa y, por cierto, más interesante. “The Fabric Works” muestra una serie de estampados que la artista realizó durante sus últimos años de su vida. Los padres de la escultora, dueños de un taller de tapicería en Francia, volcaron cierto sentido de la composición ornamental en la conciencia artística de la escultra. En esta serie de grabados y estampados se puede apreciar una versión menos estridente de Bourgeois, menos agitada que en el vídeo de 1975. Los patchworks y revisiones sobre los tejidos acercan a la artista al oficio de tapicero y estudiados con cierta flexibilidad se puede observar un soplo a ready-made en alguno de ellos. Esta es la sala donde descansa una araña que trata de asemejarse desde la escayola a todo lo que pueda parecer un miedo, una realidad, desde la escayola.

[1] http://www.thecommentfactory.com/exclusive-the-wikileaks-manifesto-by-Julian-Assange-3342/
[2] Extracto del Manifesto de Unabomber – http://cyber.eserver.org/unabom.txt

[3] http://www.guardian.co.uk/media/2009/jun/03/amnesty-international-media-awards

[4] http://www.politico.com/news/stories/1210/46201.html

[5] http://www.informador.com.mx/internacional/2010/255199/6/hackers-vengan-a-assange-con-guerra-tecnologica.htm